Mujer y Prensa

La Biblioteca Virtual de Prensa Histórica presenta Mujer y Prensa, una colección formada por periódicos, revistas y artículos de prensa en los que la figura de la mujer adquiere un papel protagonista.

Esta colección está formada por 36 cabeceras desde el siglo XIX en adelante, así como un gran número de artículos sobre la mujer o escritos por mujeres.

En sus inicios, se centraban en la moda o versaban sobre temáticas relacionadas con el trabajo y el hogar. Más adelante se extendieron a otros ámbitos como la educación, la literatura y el teatro.
A mediados del siglo XIX aparecieron también las primeras cabeceras precursoras del movimiento feminista.

Para iniciar un recorrido por la historia de las mujeres a través de la prensa y conocer las cabeceras más destacadas, accede a la colección completa.

Los Tarantos

Te invitamos a disfrutar a través de esta galería de las fotos del rodaje de la película “Los Tarantos” de Francisco Rovira-Beleta (1963), que fue filmada en la barriada de Somorrostro (Barcelona).

Todas llevan la firma de la fotógrafa barcelonesa Colita (Isabel Steva Hernández) y están recogidas en el catálogo de la Filmoteca de Catalunya.

Reinas, santas y beatas

Retratos de reinas, santas y beatas en los fondos del Archivo Municipal de Huelva

El Archivo Municipal de Huelva posee entre sus fondos una importante colección de grabados procedentes del Fondo Diego Díaz Hierro. Se trata fundamentalmente de grabados de temas religiosos, sobre todo reproducciones de imágenes que se veneran en santuarios, ermitas e iglesias y que, a través de la estampa, se acercan al devoto. Destacan las estampas de reinas, santas y beatas, sobre todo aquellas que ostentan la consideración de milagreras y protectoras contra determinadas enfermedades y calamidades: como Santa Rita de Casia, “Abogada de imposibles”; Santa Catalina de Alejandría, invocada contra la muerte súbita; o Santa Águeda, protectora de las mujeres, así como de las enfermedades de este sexo, como los partos difíciles o el cáncer de mama…). Todas ellas mujeres fuertes, luchadoras, reivindicativas, intelectuales, filósofas, escritoras… a las que les tocó vivir en momentos de la historia donde la mujer estaba relegada a un segundo plano, no siendo ello impedimento para que luchasen por sus objetivos, dejando en muchos casos la vida en ello.

-Santa Águeda (231 d.C., Catania, Italia, – 251 d.C., Catania, Italia).

Quintiliano, cónsul de Sicilia, quiso casarse con Águeda, de una ilustre familia de Catania. Ante la negativa de la joven por considerarse ya sierva de Cristo, el cónsul decidió introducirla en un prostíbulo para hacerla cambiar de opinión. Como esto no conseguía corromper su fe, decidió torturarla. Después de someterla al tormento del potro, hizo que le arrancaran los pechos, a lo que ella dijo: “¿No te da vergüenza privar a una mujer de un órgano semejante al que tú, de niño, succionaste reclinado en el regazo de tu madre?”

Santa Águeda es protectora de las mujeres, así como de las enfermedades relacionadas con este sexo, como los partos difíciles o el cáncer de mama.

Atributos iconográficos: Pechos sobre una bandeja, corona de flores y la palma.

-Santa Juliana (285 d.C., Cumas, Italia – 304 d.C., Nicomedia)

Era una hermosa cristiana, hija de un senador Africano, la cual se convirtió y bautizó en secreto, haciendo voto de virginidad. Luego su padre intentó casarla, a lo cual se negó, alegando que solo lo haría si era con un prefecto. Cuando su prometido se hizo prefecto, Juliana le indicó que solo se casaría con él si se convertía al cristianismo, negándose rotundamente. Por ello Juliana lo abandonó y regresó con su padre, el cual le propinó una paliza y la devolvió con su marido. Este mandó que la desnudasen y apaleasen, la colgaron de los pelos y vertieron plomo hirviendo sobre ella pero, como nada surtía efecto, la encerró en la cárcel. Allí se le presentó el demonio en forma de ángel, de lo cual Juliana se percató, por lo que empezó a golpearlo con sus cadenas, arrastrándolo como si de un perro se tratase, infundiendo un gran miedo en el ser diabólico. Tras esto, Juliana fue descoyuntada en el potro y metida en un caldero de plomo hirviendo, muriendo finalmente decapitada.

Atributos iconográficos: Palma del martirio y demonio, entre otros.

-Santa Catalina de Alejandría (287 d.C., Alejandría, Egipto – 395 d.C., Alejandría, Egipto).

 

Acudió a Alejandría por mandato del emperador Majencio para dar culto a los dioses, pero allí se enzarzó en una discusión con él. Al no poder este rebatir sus argumentos, hizo llamar a 50 sabios, a los cuales Catalina logro convertir. Por ello el emperador mandó torturarla con cuatro ruedas tachonadas con dientes de hierro, las cuales se destruyeron al instante. Finalmente fue decapitada. Es invocada contra la muerte súbita.

Atributos iconográficos: Rueda de cuchillas, la palma, la espada, la corona de virginidad, el anillo de sus desposorios místicos y el libro como símbolo de su sabiduría.

-Santa Cecilia (180 d.C., Roma, Italia – 230 d.C., Sicilia, Italia).

De noble familia romana, siempre llevaba consigo el Evangelio. Cuando se casó, logró convertir a su marido Valeriano para que no consumara el matrimonio y mantenerse así pura y virgen. Por ello, Valeriano y su hermano fueron martirizados. Cecilia, al ser esposa de Valeriano, fue llamada ante el prefecto para adorar a los dioses y, por negarse, la sumergieron en una caldera de agua hirviendo, saliendo ilesa del suplicio, por lo que ordenó decapitarla. Tres veces le dio el verdugo con la espada, no logrando separar la cabeza del cuerpo, por lo que Cecilia vagó por las calles de Roma con el cuello sangrante, mientras repartía sus bienes entre los pobres antes de morir.

Atributos iconográficos: Palma, corona de rosas, libro, espada y órgano. Desde el siglo XVI se generaliza el órgano como único atributo debido a un error en la traducción del texto
latino de su Passio, pensándose que ella tocaba este instrumento, haciéndola patrona de la música.

-Santa Gertrudis (1256, Eisleben, Alemania - 1302, Monasterio de Helfta).

Esta santa demostró una inteligencia superior al resto de mujeres del monasterio benedictino de Helfta. A pesar de su delicado estado de salud, siempre mantuvo el equilibrio espiritual e intelectual. Desde 1921 hasta su muerte comenzó a tener revelaciones del cielo, las cuales recogió en varios volúmenes en los que cuenta su experiencia mística y su unión con Dios. Fue la precursora de la devoción al Corazón de Jesús.

Atributos iconográficos: Báculo, corazón en el pecho y libro, aludiendo a su saber.

-Isabel Clara Eugenia (1566, Valsaín, Segovia – 1633, Bélgica, Bruselas).

 

 

Fue una mujer de gran valía intelectual y gran apoyo para su padre, Felipe II, en las tareas del gobierno. A los 30 años se casó, siéndole entregado el gobierno de los Países Bajos y el ducado de Borgoña. Era una mujer inteligente, culta, religiosa, fuerte, vital y decidida. Al quedar viuda tomó los hábitos de terciaria franciscana, los cuales no abandonaría hasta su muerte, ni tan siquiera en los actos oficiales, a pesar de las presiones de Madrid para que en esas ocasiones adoptara una mayor pompa en su atavío.

Atributos iconográficos: Vestimenta de reina y hábito franciscano con el tradicional cordón de nudos.

-Santa Apolonia (…, Alejandría - 249 d. C., Alejandría).

Bautizada desde pequeña y criada en la fe, en su juventud, renunció al matrimonio para dedicarse a Dios. Fue secuestrada y obligada a blasfemar contra Jesús. Al no tener respuesta, con una piedra le rompieron los dientes. Tras esto fue amenazada con ser quemada en la hoguera, dándosele un tiempo para reflexionar, aunque es ella misma quien se arrojaría a la hoguera, pensando que para ella no existía vida sin Dios.

Atributos iconográficos: Palma del martirio y unas pinzas o tenazas, que a menudo ostentan una muela o diente en su extremo.

-María Magdalena.

 

Es de las pocas mujeres que aparece con nombre propio en el Evangelio, estando presente durante la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, en las cuales desarrolló un papel fundamental. Pasó de una vida de pecado, siendo cortesana, a una vida de penitencia tras conocer a Jesús y ser perdonada por el mismo, demostrando esto que, aún después de una vida de pecado, era posible el perdón de Dios, lo que la hace una de las santas de mayor culto en el cristianismo.

Atributos iconográficos: Tarro de perfumes, el más característico, o calavera, las disciplinas, un libro y un crucifijo, cuando se la representa en penitencia.

-Santa Batilde (…-680).

Siendo reina fundó un cenobio bajo la Regla de San Benito, al estilo del monasterio de Luxeuil y, a la muerte de su esposo, Clodoveo II, gobernó el reino de los francos. Cuando su hijo asumió el poder, se retiró a la abadía de Chilles, viviendo hasta el fin de sus días bajo la observancia de la Regla. Fue una mujer humilde, con espíritu de oración y con un corazón generoso. Durante su reinado abolió el comercio de esclavos cristianos y fundó diversas instituciones de caridad y religiosas, tales como hospitales y monasterios.

Atributos iconográficos: Corona de reina, generalmente sin portarla.

-Santa Margarita (S.III).

 

 

Su padre la echó de casa por ser cristiana y fue encerrada y torturada en el calabozo. Pidió a Dios que le permitiese ver al enemigo contra el que luchaba y entonces se apareció un dragón, el cual desapareció al hacer la señal de la cruz. Finalmente fue decapitada, concediéndole Dios que el parto fuera feliz en las mujeres que en el momento de dar a luz invocaran su nombre, siendo protectora de los nacimientos.

Atributos iconográficos: Palma del martirio, espada y dragón, el cual se representa siendo vencido por la santa con la cruz.

-Santas Justa y Rufina (268/270 d.C., respectivamente, Sevilla – 304 d.C., Sevilla).

Ambas hijas de alfareros, ejercían la misma profesión. Fueron martirizadas y muertas por no ofrecer sus piezas de alfarería para ofrecer libaciones a un ídolo pagano. Según la tradición, ambas salvaron la Giralda de un terremoto ocurrido en Sevilla en 1504.

Atributos iconográficos: Cacharros de alfarería, la Giralda situada entre ambas santas y la palma del martirio.

-Santa Rita de Casia (1381, Roccaporena, Italia - 1457, Cascia, Italia).

Fue concebida por padres estériles. Fue doncella, esposa, viuda y religiosa, demostrando siempre paciencia y humildad. A los doce años fue obligada a casarse con un hombre que la maltrataba, el cual fue asesinado. Tras esto ingresó en el convento de Santa María Magdalena de Casia. Al estar meditando un día delante de un crucifijo sobre el dolor que debió sentir Cristo cuando le pusieron la corona de espinas, le suplicó que la hiciese partícipe de aquella pena. Entonces Jesús fijó en su frente una espina que le provocó una herida incurable, la cual desprendía un hedor insoportable, que la hizo aislarse en el convento hasta su muerte. Poco antes de morir, una amiga la visitó en su celda y la santa le pidió que le trajese una rosa del huerto de su casa. A pesar de ser invierno, la amiga encontró la rosa, haciendo este milagro que a Santa Rita se la invoque como abogada de los casos imposibles.

Atributos iconográficos: Crucifijo, rosa, clavo y herida en la frente.

-Santa Sofía (Cagliari, finales Siglo III -...).

Sofía tenías tres hijas: Pistis (Fe), Elpis (Esperanza) y Agape (Caridad), a las cuales enseñó en el temor de Dios. Tras mudarse todas a Roma, todos los domingos visitaban las diversas iglesias de la ciudad. Santa Sofía hizo amistad con muchas matronas romanas y logró convertir a varias de ellas, denunciando esto alguien ante el emperador Adriano, quien al conocer a las niñas quedó prendado de ellas y las quiso adoptar, las cuales se negaron, condenándolas el emperador a diversos tormentos, tales como azotarlas, apalearlas, meterlas en calderos de líquidos hirviendo, muriendo finalmente las tres degolladas. Su madre enterró sus cuerpos, la cual murió tiempo después, también mártir, puesto que padeció en sus entrañas maternales los tormentos de sus hijas

Atributos iconográficos: Es representada junto a sus tres hijas, las cuales portan la palma y demás elementos de sus respectivos martirios.

-Santa Margarita María de Alacorque ( 1647, Borgoña - 1690, región de Autun).

Tras mucho luchar contra la resistencia que le ponía su madre, que quería verla casada, fue monja de la Orden de la Visitación de la Virgen María. Se le presentó Jesús mostrándole su corazón, convirtiéndose desde entonces en mensajera del Corazón de Jesús, el cual se encargó de difundir hasta el final de su vida.

Atributos iconográficos: Hábito monacal y Corazón de Jesús.

-Santa Teresa de Jesús (1515, Ávila- 1582, Ávila).

 

Pertenecía a la orden de los carmelitas y estuvo entre 1535 y 1562 en el Monasterio de la Encarnación de Ávila como priora. Decidió reformar la orden y fundó el primer convento en 1562. Insistía en la igualdad y pobreza absolutas, teniendo como único medio de vida la caridad. Es autora de numerosas obras donde relata sus experiencias místicas. En el capítulo 29 del libro de su vida relata la visión de un ángel que le clava dardos de oro en el corazón, dejándola “abrasada en amor grande de Dios”.

Atributos iconográficos: Pluma, libro y la paloma del Espíritu Santo, como fuente de inspiración. También es frecuente el ángel con el dardo.

Texto redactado por el Archivo Municipal de Huelva.

La Mujer en la Escena Andaluza

La Mujer en la Escena Andaluza

Esta muestra tiene como objetivo ofrecer una panorámica de la presencia femenina en los escenarios de Andalucía, además de dar a conocer la actividad de las compañías y profesionales andaluces, dedicando especial atención a las mujeres a través de los fondos del Cirae. Centro de investigación y recursos de las artes escénicas de Andalucía.